Trilogía poética de fin de siglo.

Lo primero que vale aclarare es que estamos ante un poemario que compila tres libros (los últimos dos inéditos) de Claudio Castelli en el que la escritura entona preponderantemente un idioma estremecido, por momentos furioso, altamente revelador de conmociones personales, sociales e incluso históricas. El primero de esos tres libros, Todo y nada, el único que resultó impreso hasta esta edición, ya desde el título nos señala la vocación de absoluto, por un lado, y la de vacío, por otro, del autor. Con ese horizonte de expectativa se modela cada verso, cada quiebre de línea, cada salto de estrofa (…). Es en esta dialéctica que se desenvuelve la poesía de Castelli, por momentos plena de vitalidad y por momentos intimando con la muerte. Es trágica, pero también irónica. Oscila, asciende, se desbarranca y el autor la sigue en su trayecto. Ese lector que se sentirá gozoso y sufriente, problematizado e iluminado, a veces incómodo, pero nunca indiferente.

Del prólogo de Daniel Antoniotti.

Llueve en las raíces