Relatos.

Entrar en el mundo literario de Ludmila La Manna es una experiencia rara. Rara en el sentido de lo singular.

Los relatos que componen este libro, si bien independientes los unos de los otros, tienen en común el hallazgo de una voz y un tono de una originalidad poco frecuente. La infancia, el amor, la marginalidad, la familia, la inmigración se nos revelan como acontecidos por primera vez. Su prosa avanza bajo una aparente suavidad. Los personajes y las situaciones nos impregnan los sentidos. Este ritmo calmo que no parece alterarse ante las diversas circunstancias vividas por los personajes provoca un extrañamiento que acentúa la eficacia de su literatura.

Adentrarse en el universo ficcional de Ludmila es un viaje intenso, inquietante y, sobre todo, muy gratificante.

Nené Guitart

El revés de los pájaros